CONSECUENCIAS DE LAS NORMAS DE BIENESTAR DEL 1 DE ENERO

Las nuevas regulaciones de bienestar animal entraron en vigor el pasado 1 de enero. La cabaña porcina en la Unión Europea podría reducirse hasta un 10 por ciento y el precio de la carne de cerdo incrementarse con la aplicación de la nueva normativa.
Desde 1 de enero 2013, las cerdas deberán mantenerse en grupos y no en jaulas individuales durante la mayor parte de la gestación.

Según un estudio del BPEX (una división del Departamento de Desarrollo de la Agricultura y  Horticultura en el Reino Unido) publicado en octubre de 2012, la Comisión Europea anunció en junio que 18 Estados Miembros habían confirmado que esperaban que sus productores de cerdos cumplirían con la nueva normativa antes del 1 de enero de 2013. Los Estados miembros implicados fueron: Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Estonia, Alemania, Hungría, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Malta, Rumania, Eslovaquia, España, Suecia y Reino Unido. Aunque muchos de estos estados miembros estaban ya cerca de un cumplimiento al 100%, algunos tenían que avanzar rápidamente para cumplir con su compromiso sin perder una gran parte de la producción.
De los nueve Estados miembros restantes, se esperaba que cinco cumplirían en más del 90 % a finales de año. Estos son Austria, Finlandia, Grecia, Polonia y Eslovenia. Del resto, Chipre y Portugal tendrán menores tasas de cumplimiento, mientras que Francia todavía no había proporcionado datos a la Comisión e Italia ha proporcionado datos pero ha solicitado a la Comisión que no se publique debido a la forma en que fueron recogidos.

Se esperaba que algunos ganaderos iban a abandonar el sector, especialmente en España, el segundo país productor europeo de cerdos, debido a que la contracción del crédito hará que sea más difícil implementar las nuevas regulaciones.

La asociación de comerciantes de cerdos en España estima  un descenso de 5-10 por ciento en los censos. Algunas explotaciones no se adaptan porque no pueden obtener financiación, debido a las condiciones geográficas o porque se quedarían  sin espacio para expandirse y no son viables con censos más bajos.
El informe de BPEX señala que  se han hecho importantes esfuerzos en España para garantizar que todos los productores cumplan o si no dejen la producción a finales de 2012. El gobierno ha exigido a los productores que presenten planes para la adaptación o cese de la producción. La mayoría de los grandes productores se han adaptado o tienen planes para cumplir antes de acabar 2012. Sin embargo, la adaptación entre los pequeños productores es bajo y algunos informes sugieren que una gran parte de ellos puede dejar la industria o convertir sus granjas de madres en cebaderos. Si esto resulta ser el caso, entonces podría conducir a una caída considerable de la producción.
En Alemania, sólo alrededor de la mitad de las granjas de madres se han adaptado al alojamiento en grupo, con otro 30 por ciento de planificación para hacerlo antes de finales de 2012. Es probable que la mayor parte del resto de las granjas más pequeñas desaparezcan o se conviertan en cebaderos. El gobierno alemán ha confirmado que espera que todos los productores cumplan a finales de año, pero no ha publicado ningún plan de cómo se va a lograr, dado el importante número de productores que aún no se ha adaptado.

Una caída del 10 por ciento en el número de cerdos pondría en peligro la posición de la UE como exportador de carne de cerdo.

“Se espera que los cambios en 2013 hagan de la UE un importador de carne de cerdo de cualquier parte del mundo”, dijo un portavoz de la Asociación de Ganaderos Alemanes.

La exportaciones de carne de cerdo de la UE a países como Rusia, Hong Kong y China en 2011 alcanzaron un valor de € 4,6 mil millones de acuerdo con cifras de la Comisión Europea. Alemania y España son los dos mayores productores de carne de cerdo de la UE.

Houston Stewart, presidente del BPEX, dijo que las nuevas regulaciones de bienestar darían lugar a una disminución de entre el 5 y el 10 por ciento en la producción de carne de cerdo de la UE, ya que algunos criadores de cerdos saldrán de la industria “.

Algunos ganaderos intentaron conseguir  permiso para la planificación e implementación de las normas que cuestan alrededor de 300 libras  por cerda antes de finales del 2012.

Por otra parte, los altos costes de la soja y los cereales en 2012 no ha ayudado, y según Houston,  las cifras preliminares de BPEX muestran una caída del 3 por ciento en el censo reproductivo europeo entre 2011 y 2012 lo que indica que el cambio ya estaba en marcha.

Un informe reciente publicado por BPEX estima que la caída del censo porcino de la UE de un 5 por ciento daría lugar a un aumento del precio de los cerdos a matadero de un 10 por ciento.

Las nuevas normas de bienestar podrían reducir las exportaciones de carne de cerdo, pero no debería conllevar  un aumento de las importaciones.

La reacción de los políticos de la UE y de los consumidores influirán en la reducción de la producción porcina europea, y si vamos a llegar a  importaciones procedentes de países que no cumplen los estándares de bienestar de la UE.

Fuente: MARKET IMPACT OF EU REGULATIONS ON GROUP HOUSING OF SOWS – UPDATE REPORT. BPEX, October 2012.