FUERTE AUMENTO EN LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS EN EEUU EN 2006-12

Según el USDA, en el período 2006-12 el aumento de los precios en los alimentos en EEUU ha superado al resto de factores que afectan a  los consumidores, resultado de un notable incremento en la volatilidad de los precios de materias primas tanto energéticas como para la alimentación y otros factores macroeconómicos.
El Índice de Precios al Consumidor (IPC ) subió casi un 20 por ciento durante este periodo, sólo los costes de transporte y atención médica han aumentado más rápidamente que los precios de los alimentos desde 2006, apunta el USDA.

El gasto en alimentación dentro del porcentaje de los ingresos familiares ha seguido siempre una tendencia a la baja desde 1930, cuando los alimentos suponían alrededor del 25 por ciento de los ingresos disponibles, a los niveles actuales que se sitúan ligeramente por debajo del 10 por ciento. La evolución económica desde 2006 , sin embargo, ha causado  aumentos volátiles en los precios de los alimentos. Durante el período 2006-2012, el IPC de todos los alimentos subió casi un 20 por ciento – o un promedio de 3,3 por ciento al año – mucho más rápido que  todos los artículos del IPC , que aumentaron sólo un 14 por ciento en los mismos seis años.

Según el USDA, los precios de los alimentos han aumentado más rápido que antes de 2006 a causa de una serie de factores relacionados entre sí : los picos de precios de los alimentos y de la energía a nivel de los productos básicos, los fenómenos climáticos importantes, las fluctuaciones de los productos básicos en el mercado mundial y la Gran Recesión que comenzó en 2008 en  Estados Unidos, y que está teniendo una recuperación lenta.
Como resultado, los cambios anuales del IPC de todos los alimentos variaron de un mínimo aumento de 0,8 % a un 5,5% . Esta estructura de precios muy variables se ha traducido en un aumento de la inflación anual de los alimentos por encima  entre un 2% y un 3% que mantenía desde 1990 hasta 2005.

El USDA señaló que ” varios de los factores inflacionarios macroeconómicos han sido específicos de los alimentos. Este efecto se debió en gran parte al aumento de los precios agrícolas de Estados Unidos, en especial el maíz , el trigo , la soja y otras materias primas. Una serie de factores provocó el aumento de los precios, incluidos los fenómenos climáticos que redujeron los niveles de almacenamiento de la producción, el aumento de la producción de etanol a base de maíz  y un fuerte aumento de las exportaciones de EE.UU. a Asia, África y América del Sur. “

Los costes de alimentos dentro del porcentaje de los ingresos de los consumidores fueron cayendo durante décadas hasta estabilizarse en torno a un 10 por ciento durante la última década. Pero ese porcentaje ha ido aumentando de nuevo desde el año 2008 , cuando los estadounidenses gastaron un 9.5 % de sus ingresos en alimentos , hasta 2011 , cuando el total se elevó al 9,8 % de la renta disponible . El incremento fue resultado del aumento en los precios de los alimentos, junto con ingresos estancados o cayendo para muchos estadounidenses, dijo el USDA.

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. hace un seguimiento del IPC en siete grandes categorías de gasto de consumo: alimentos, ropa, transporte, atención médica, educación y tiempo libre. De 1993 a 2005, las tasas de inflación de los siete parámetros han variado considerablemente, con una caída en la ropa  en torno a un 11 % , mientras que la atención médica aumentó en un 60 %. La inflación de los precios de los alimentos siguió la tasa de inflación general de precios del 35 por ciento durante un período de 12 años antes de que una mayor volatilidad en los mismos a partir de 2006 creara un patrón de mayores subidas en el sector alimentario.

Fuente: USDA