EL PRECIO EN LA DECISION DE COMPRA DE CARNE

El precio sigue siendo uno de los motores más importantes en la decisión de compra de los consumidores en el caso de la carne de acuerdo con el un estudio publicado por la Conferencia Anual Cárnica en Nashville (USA).

Los asistentes a la sesión final de la Conferencia escucharon de primera mano el informe detallado que encuestó a 1.425 consumidores en diciembre de 2012. Además, los asistentes tuvieron la oportunidad de conseguir el punto de vista de un grupo de representantes de la industria minorista y procesadores del sector cárnico.

El informe se diseñó para conseguir una perspectiva en profundidad en la sección de carnes a través de los ojos del comprador. Lo llevó a cabo 210 Analytics, LLC, y puesto en marcha conjuntamente por el American Meat Institute (AMI) y el Food Marketing Institute (FMI) con patrocinio de Cryovac Sealed Air División de Envasado de Alimentos.

La encuesta online cubrie una variedad de temas relacionados con la compra de carne: donde se compra, lo que impulsa la decisión de compra, cómo y dónde se consume y se prepara. En la encuesta también se estudió la compra de carne de marca y el segmento de carne natural u orgánico.

El supermercado sigue siendo el principal lugar de compra de carne: el 66 por ciento compra en el supermercado frente al 19 por ciento en los hipermercados y 9 por ciento en establecimientos cash&carry.

El precio sigue dominando la decisión de los compradores en la compra de carne. El primero es el precio por kilo, seguido de coste total del paquete, el aspecto del producto, el contenido nutricional, el conocimiento en la preparación, el tiempo de preparación y la facilidad de preparación.

La encuesta también mostró que los descuentos y promociones influyen en la decisión de compra, además de cupones descuento, anuncios en medios, el buzoneo y bajadas directas en el precio.

“Esta encuesta nos dice que los clientes toman sus decisiones de compra en la tienda”, dijo uno de los responsables del estudio. “Esto nos dice que los displays en el punto de venta siguen siendo muy importantes en el departamento de la carne.”

Según la encuesta, por primera vez en ocho años, las compras de platos preparados que contienen una porción de proteína se redujeron de 4,1 hasta 3,6 comidas a la semana, pero el porcentaje de consumidores que comen carne y pollo por lo menos una vez a la semana se mantiene estable al 93 por ciento. el cambio se produjo a partir de deseo de los compradores de controlar las cantidades de carne que consumen, además intentar ahorrar dinero.

El estudio también mostró que las marcas nacionales de carne están ganando terreno mientras que la marca blanca se mantiene estable. El deseo de los compradores para ahorrar dinero ha llevado a cambiar de marcas, especie y cortes, pero el estudio mostró un aumento en la cantidad de compradores que dijeron preferir las marcas nacionales. A pesar de esta tendencia, el porcentaje de compradores que prefieren marca blanca en la carne se mantiene estable.

“Encontramos que la recesión proporcionó la motivación a los consumidores a probar marcas blancas en un esfuerzo por ahorrar dinero”, dijo Tom Sargent, The Kroger Co., “Cuando se enteraron de que la calidad estaba allí, muchos compradores decidieron quedarse con las marcas blancas”.

El porcentaje de compradores que han comprado carne natural y / u orgánicos y pollo se eleva al 26 por ciento, con una penetración particularmente alta entre los compradores rentas altas. En particular, el 73 por ciento de los compradores de supermercados compra carne ecológica / natural en su tienda habitual, el nivel más alto en ocho años.

Roerink explicó que el mayor inconveniente para los consumidores que compran carnes más naturales / orgánicos es el precio – el 69 por ciento de los compradores dicen que los precios les impide comprar más.

“El precio es alto, ya que los costes de producción de este tipo de ganado son más altos y por lo tanto cuestan más en vivo”, explicó Mark Gingerich, vicepresidente de IBP / Tyson Fresh Meats. “Pero todos tenemos que seguir ofreciendo a los clientes diferentes opciones”.

En la encuesta del año pasado, las madres o un amigo cercano fue el principal recurso para los compradores que buscan ayuda para preparar la carne. Este año, la madre se sustituyó por los recursos digitales. El 27% busca online, el 23% pregunta a su madre o un amigo cercano, y sólo el 5% preguntaría al carnicero.

“Tenemos que tener un experto en la materia tras el mostrador de la carne”, dijo Sargent. Y el consumidor tiene que saberlo.

Beauvais agregó que hay una necesidad y oportunidad en el departamento de carnes si se destaca los beneficios saludables y nutritivos de la carne. “Tenemos que seguir escuchando a los clientes para lograr que la compra de carne sea más fácil para ellos”, dijo.

En un esfuerzo por resumir las conclusiones del estudio, además del mensaje subyacente de los expertos del panel, Michael Uetz, Directora de Marketing de Midan, cerró la sesión y la Conferencia, diciendo: “Hay un montón de oportunidades para todos nosotros en la industria de la carne”.

Fuente: AMC Report: Power of Meat study