CONTRACCIÓN, PPA Y EL COMERCIO INTERNACIONAL

El año pasado expertos en el mercado porcino advirtieron que era hora de ser cautelosos en 2018. Mirando hacia atrás, la realidad ha demostrado que es correcto, y no es demasiado optimista para los próximos doce meses.

En enero de 2018 el comercio global, el gasto del consumidor y el crecimiento económico estaban en alza y hubo un clima favorable para la inversión. 

Y, como evidencia de la opinión de que la industria porcina mundial marchaba bien, los tres grandes exportadores, EE. UU., Canadá y la UE acusaron un incremento en sus censos en 2017, aunque los precios de los cerdos en estos países se debilitó la en segunda mitad de ese año.

Sin embargo en los últimos doce meses hemos visto cómo el censo de la UE (en general) se contrae, la propagación de la peste porcina africana (PPA) en el mayor productor de cerdos del mundo, China, y el comercio internacional interrumpido por las acciones del presidente de Estados Unidos que ha golpeado duramente las exportaciones de carne de cerdo procedentes de dicho país. En buena medida, las perspectivas para la economía mundial ahora parecen mucho menos optimistas para el próximo año.

Si no vemos un repunte sostenido en los precios de Estados Unidos en enero, 2019 podría ser un año muy malo para los márgenes de los productores de cerdos. Dejando a un lado la perspectiva a corto plazo, no sabemos la dirección que tomarán los precios en EE. UU. El sector porcino americano ha mejorado mucho su productividad en los últimos 4-5 años, pero los ganaderos tendrán que cambiar sus parámetros productivos aún más si quieren resistir la bajada de precios del último año. Informes del USDA han proclamado varios máximos récord para la producción de cerdos en 2018. 

La predicción de los expertos es que podríamos ver un mínimo histórico para los precios de los cerdos estadounidenses en 2019. A nivel mundial, los precios han ido bajando gradualmente por las presiones de aumentar la oferta y debilitar la demanda.

Es notable que los tres principales exportadores de carne de cerdo (EE. UU., Canadá y la UE) muestran una bajada de precios evidente. Y que los precios de los cerdos estadounidenses han mostrado una creciente debilidad a lo largo de 2018.

Hay muy poca señal, si es que hay alguna, que sugiere que un repunte de precios está a la vuelta de la esquina. Habría que esperar hasta mediados de 2019 para que los precios globales de los cerdos estén en una fase ascendente de su ciclo.

La PPA es un factor clave en las perspectivas para 2019. Sabemos que se han confirmado más de 100 brotes y que la propagación de la PPA es amplia, lo que genera la opinión de que se está propagando por otros vectores distintos a los animales vivos. Vehículos de transporte de animales, probablemente también por piensos de cerdos contaminados. También sabemos que, aunque una pequeña cantidad de granjas porcinas comerciales se han visto afectadas por la enfermedad, no parece haber habido muchas de estas granjas afectadas por la PPA.

El último punto parece tranquilizador, pero un profesor en Taiwán ha afirmado recientemente que “China podría estar informando poco sobre el número de casos de brotes, dado que hay aproximadamente 430 millones de cerdos en China. El número de cerdos infectados podría superar los 100 millones “.

No hay estadísticas fiables de cerdos en China. Eso es menos tranquilizador y menos creíble en este momento. Pero el hecho es que no tenemos estadísticas fiables en China. Los censos totales de cerdos, el tamaño de las explotaciones, los datos de sacrificio, los brotes de PPA en las granjas de traspatio, son todos métricas clave que, según las famosas palabras de Donald Rumsfeld, son “incógnitas conocidas”. El mercado global para la carne de cerdo está moviéndose a ciegas en lo que respecta a las estadísticas de China: todo el dinero gastado en programas de genética y salud animal en el resto del mundo podría perderse en el “agujero negro” de la información del mercado asiático.

La formación de precios debería capturar todas las influencias económicas y los precios de los cerdos de China han aumentado. Pero aumentaron antes de la llegada de la PPA y, más recientemente, la recuperación de precios ha tocado techo. La única respuesta sensata a esta confusa situación es proceder con cautela hasta que se aclare la posición sobre el impacto de la PPA  en China.

Un factor que complica la evaluación del mercado de cerdo vivo y carne de cerdo en China es que parece que ha habido una reducción del poder adquisitivo de los consumidores y un crecimiento económico vacilante en China en la segunda mitad de 2018: las ventas de automóviles y teléfonos móviles disminuyeron, la confianza del consumidor está  cayendo, y el crédito al consumo puede estar disminuyendo. Todas estas observaciones apuntan a un menor poder de gasto en proteínas cárnicas, que de todos modos están amenazadas por el cambio en el comportamiento de compra del consumidor y los estilos de vida en China.

2018 tendría que haber encontrado ‘otra China’ para absorber un mayor suministro de carne de cerdo. Y esto sucedió en cierta medida con nuevos mercados explorados por los exportadores de carne de cerdo en América del Sur y en Filipinas. Se necesitará más “exploración” en 2019.

Los expertos no creen que China, incluso con PPA, tenga una demanda recurrente de carne de cerdo importada en 2019: ¿más mercados nuevos para alguien?

Finalmente, debemos mencionar las “guerras comerciales” en curso que fueron un destello en el ojo del presidente Trump a principios de 2018 y que, a estas alturas, probablemente se han atascado en la garganta de muchos productores estadounidenses que se han visto afectados por los  aranceles de represalia provocados por las acciones del Sr. Trump.

Para la carne de cerdo, la política se ha vuelto lo más importante en la evaluación económica del mercado global. Las empresas en la cadena de valor de la carne de porcino deben tener en cuenta la incertidumbre que crean los políticos y su capacidad para tomar decisiones.

En 2019 hay aún más incertidumbre que nunca en nuestro sector: sobre todo porque muchos de estos políticos parecen inmunes a las consecuencias de sus acciones y / o muestran pocos signos de poder actuar de forma conjunta. Los mercados de valores volátiles y la interrupción de los patrones comerciales establecidos crean ganadores y perdedores. Si los políticos no entienden la escala de tiempo de los ajustes económicos y no reaccionan adecuadamente para mitigar el impacto de estos cambios en los impulsores económicos, sería sorprendente que la confianza de los consumidores y los inversores no se viera afectada.

Y eso significa que los ganaderos y los fabricantes sufrirán a medida que la demanda de bienes y servicios se debilite. Ha comenzado un Año Nuevo, pero no tiene una perspectiva auspiciosa basada en los fundamentos del mercado global para la carne de cerdo, o en los actores que se ven actualmente en el escenario político.

Podríamos estar cerca de un punto de inflexión para la política comercial. Si los jugadores clave cambian su comportamiento, o si se cambian algunos de los jugadores clave, el comercio internacional y la confianza del consumidor podrían recuperarse en 2019.